viernes, 25 de noviembre de 2016

Pan de limòn con semillas de amapola






Título: Pan de limón con semillas de amapola
Autora: Cristina Campos
Editorial: Planeta
Páginas: 362 (más o menos, no lo recuerdo exactamente)
Precio: 19.48€




Sinopsis: 
          
        Al abrir el antiguo horno de leña el olor a pan recién hecho acarició el alma de Marina. Cerró los ojos, inspiró lentamente. Olor de infancia. Olor a hogar. Durante el invierno de 2010, en un pequeño pueblo del interior de Mallorca, Anna y Marina se reencuentran, después de quince años sin verse, para vender un molino y una panadería que han heredado de una desconocida. Son dos hermanas con trayectorias muy diferentes. Anna, de vida acomodada, a penas ha salido de la isla y sigue casada con un hombre al que ya no ama. Marina trabaja en el tercer mundo como médico para una ONG. Contra todo pronóstico, Marina decide quedarse con la panadería y averiguar quien era Lola Molí. En su búsqueda, descubrirá secretos que marcaron la relación con su familia; aprenderá el oficio del pan y se acercará a la verdadera Anna. Juntas, quizá, logren recuperar los años perdidos, enfrentar sus fantasmas y tomar las riendas de su propia vida. 

Reseña:

        Muchas veces había tenido este libro entre mis manos sin decidir a comprarlo. Preciosa portada que siempre atraía mi mirada y que hacía que jugara con él un rato entre mis manos, me lo llevo..., no, mejor no... la contraportada no terminaba de convencerme. 

        Vi que estaba muy bien valorado tanto en Anobii como en Goodreads, así que definitivamente... me lancé a por él. Después de leerlo... menos mal que no lo compré. 

        La verdad es que no tengo muy claro que es lo que falla en su desarrollo porque, a priori, la historia es una buena historia que debería enganchar, pero no es así ni de lejos. Las pinceladas que se supone que tiene de intriga, de eso que te hace querer leer más, no han conseguido su misión para nada. Era una extraña sensación de darme igual cómo avanzara la historia, de no preguntarme ni una sóla vez sobre el posible final (más que predecible, por otra parte).

     Otra cosa que le quita muchos puntos son esas frases-párrafos en mallorquí, que no es yo tengo nada en contra, es que con el formato ebook, como que no es nada cómodo ir yendo al final del libro a buscar la traducción, así que fui pasando de todo lo que no estaba escrito en castellano encontrándome después con que cuando había terminado el libro quedaban unas 100 páginas más de diccionario. No, nada cómodo. 

   Los últimos capítulos mejoran un poco, pero vamos... nada reseñable. 
Tres estrellas le voy a dar, siendo generosa.