martes, 10 de febrero de 2015

Reflexiones matutinas



       ¿Qué harías si te dieran la opción de cambiar tu vida radicalmente? ¿Asumirías el riesgo de que ese cambio pudiera ser a peor? Esa radicalidad implicaría un 50% de probabilidades de que mejorara y el mismo de que empeorara, ¿qué harías? ¿asumiríamos así de una vez por todas que nuestra vida no es tan horrible como a veces nos empeñamos en creer?